Rafael Ventura | Anonymous, el paradigma del No Liderazgo
230
post-template-default,single,single-post,postid-230,single-format-quote,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

— Anonymous, el paradigma del No Liderazgo
Somos Anonymous“, publicado en el diario El País, es un muy buen reportaje que revela datos muy sugerentes sobre este movimiento.
“Somos una Legión, no perdonamos, no olvidamos, espéranos. Anonymous”.  Una Legión es, según la Real Academia Española,  un número indeterminado y copioso de personas, espíritus y aun de ciertos animales. Y es que no sabemos cuántas personas pertenecen a Anonymous, actúan utilizando su nombre o participan en las propuestas que llevan a cabo.
Quienes participan tampoco lo saben. Eso es lo que manifiestan las personas que fueron entrevistadas para el reportaje. Según ellos, “hay que recordar que es una organización que no existe y que por definición es una (des)organización. Anonymous no es nadie y puede ser cualquiera…” y “…compartimos una marca, Anonymous, pero somos gente independiente, que responde a una ideología común y que participa de cada acción particular de acuerdo con si coincide o no con sus convicciones”.

Una organización sin organización, sin estructura organizativa y que consigue objetivos con repercusión supranacional y que afectan a superorganizaciones. El libro de Clay Shirky, “Here comes everyboy. The power of organizing without organizations“, adelanta en el título este fenómeno que es tratado en el texto. Un fenómeno que en el ámbito de la economía ha generado numerosas experiencias consistentes en la creación de valor de manera colaborativa sin estructuras organizativas de carácter formal.

Hay otro aspecto de Anonymous que llama aún más la atención. El rechazo a cualquier forma de liderazgo. Entre los principios del movimiento destaca “Anonimato absoluto que supone, entre otras cosas, la ausencia total de líderes y cabezas visibles en nuestro movimiento”. De hecho, Coldblood, un anonymous que dio la cara ante los medios en los días del proceso a Assange “ha sido condenado al ostracismo”, según otro miembro de Anonymous.

La ausencia absoluta de liderazgo como principio organizativo es algo realmente nuevo, de carácter novedoso en el estudio de las organizaciones. Si cada forma organizativa es más adecuada para determinados contextos, la cuestión es ¿cuándo es la mejor opción el No Liderazgo en grupos de personas que persiguen objetivos comunes?

No Comments
  • loladelgado
    Posted at 12:37h, 17 enero Responder

    lo de NO LIDER les va a durar lo mismo que tardo yo en escribir esto

  • Rafael Ventura
    Posted at 15:23h, 17 enero Responder

    Hola Lola,
    esa es una posibilidad con una probabilidad de ocurrencia bastante alta. Más aún, pueden surgir diferentes liderazgos, segregaciones, liderazgos no visibles, la evolución hacia una estructura formal como grupo de presión…
    Lo que es anómalo es la situación actual. La ausencia de liderazgo en un colectivo que actúa de manera coordinada y que alcanza objetivos que no son fáciles.
    Por eso, será curioso ver hacia dónde evolucionan y si la situación es sostenible desde un punto de vista organizativo. Si es así, y no es la única experiencia que está funcionando, el No Liderazgo será na opción a tener en cuenta para determinadas situaciones.

Post A Comment