Rafael Ventura | Crowdfunding: consumidores que son microinversores
177
post-template-default,single,single-post,postid-177,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Crowdfunding: consumidores que son microinversores

Las plataformas de crowdfunding están diseñadas para facilitar la financiación de proyectos de diversa naturaleza a través de pequeñas aportaciones de muchos inversores. Ya han resultado numerosas experiencias positivas. En España, la mayoría de ellas eligieron plataformas como Verkami, Lanzanos o Goteo, y están ligadas a la industria cultural.

¿Quiénes invierten en los proyectos? La revista Journal of Service Management publicaba en 2011 el trabajo de los profesores Andrea Ordanini, Lucia Miceli, Marta Pizzetti y Parasuranam: “Crowd-funding: transforming customers into investors through innovative service platforms”. Analizan tres plataformas de crowdfunding: Sellaband, plataforma especializada en proyectos ligados a la industria musical; Trampoline, de carácter financiero; y Kapipal, alternativa habilitada para la financiación de proyectos de muy diversa naturaleza.

Una de las principales conclusiones que arroja el estudio es que los microinversores que participan en cada una de las plataformas se mueven por la novedad de la propuesta que significa el crowdfunding. Es decir, la propia innovación es un estímulo para participar. En este sentido, tienen el comportamiento de los early adopters de cualquier servicio. Por otra parte, en Sellaband y Kapipal, los participantes se muestran identificados con un proyecto. Puede ser la obra de un artista o una iniciativa de carácter social.

Además, el caso de las plataformas ligadas a las industrias culturales presenta una particularidad adicional. Existen distintos tipos de perfiles de inversores y se diferencian por la cantidad destinada a la financiación del proyecto. Las aportaciones mínimas garantizan recompensas relacionadas con el disfrute de la obra que se financia (un libro, un disco, una película, un concierto,…). Aquéllas aportaciones más importantes tienen un carácter financiero y esperan un retorno de la inversión.

Pero, ¿quiénes son los que aportan cantidades mínimas a la financiación del proyecto? Podemos observar que son consumidores que esperan acceder a un servicio y adelantan la compra (el dinero que pagan normalmente por la obra ya puesta en el punto de venta) basándose en la confianza o compromiso que tienen con el creador o productor. En este sentido, el consumidor desempeña el rol de inversor.

Además, su elección sumada a la elección de muchos más generan la información útil para los inversores financieros no consumidores o aquéllos que esperan una rentabilidad financiera y que se suman con cantidades mayores. Por tanto, el consumidor también asume el rol de prescriptor. 

Es una figura característica en crowdfunding: el consumidor que contribuye a la financiación de un producto que le interesa y que aporta información a inversores de carácter financiero.

No Comments
  • Anónimo
    Posted at 12:14h, 17 febrero Responder

    El crowdfunding bajo mi punto de vista, es la mejor manera que existe para llevar a cabo proyectos hoy en día. Entra las webs que citais, que por cierto estñan bastante bién pero creo que os falta una. Una que ofrece varias modalidades de financiación y que para mi es la mejor. la comparto con ustedes http://www.startval.com espero que os guste. Saludos.

Post A Comment