Rafael Ventura | Diez historias en Steve Jobs (4). Historias de piratas
202
post-template-default,single,single-post,postid-202,single-format-quote,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

— Diez historias en Steve Jobs (4). Historias de piratas

La innovación no tiene nada que ver con cuántos dólares gastas en I+D. Cuando Apple sacó el Mac, IBM gastaba al menos cien veces más en I+D. No se trata de dinero. Se trata de las personas que tienes, cómo dirigirlas y cuánto consigues“. Este texto forma parte de una entrevista publicada en la revista Fortune, noviembre de 1998, y revela la importancia que tenía para SJ la selección de las personas.
Y, ¿con quiénes quería contar? Para su empresa quería piratas. En la sesión inicial de un retiro que convocaba a un equipo de personas de Apple, se repartieron camisetas que llevaban la leyenda “Piratas¡ No la Marina“. El concepto de pirata evoca el carácter subersivo y el espíritu revolucionario que SJ quería trasladar a la organización. Los piratas actúan sin la burocracia y la jerarquía de aquéllos que se suman a la Marina. Y en ciertos ambientes consiguen alcanzar lo que la Marina no puede. 
SJ prefería piratas a soldados de la Marina. Prefería gente que tuviera el valor de ser diferentes y no convencionales a individuos disciplinados que asumieran perfectamente las tareas y responsabilidades repartidas. Es decir, quería gente que compartiera su estilo de vida, su filosofía y, por supuesto, que fueran entusiastas de Apple y los productos que desarrolla.
Pero por encima de todo, quería gente que se diferenciara por su talento.
Para contar con los mejores, debes convencer a los mejores. Y, ¿qué tenía Apple para que fuera elegida por los mejores? Las personas saben que van a trabajar en proyectos innovadores, van a hacer cosas grandes y van a ser protagonistas de los resultados y de la evolución de la informática. Además, SJ recurría al reto para convencer a quién quería incorporar a Apple. En la primera historia narrada, comentábamos como provocó a John Sculley preguntándole si deseaba seguir vendiendo agua azucarada durante toda su vida. Igualmente, convenció a Andy Hertzfeld: “¿Eres bueno? Solo queremos gente buena trabajando en el Mac y no estoy seguro de que seas lo suficientemente bueno… he oido que eres creativo… ¿Eres realmente creativo“. A Bob Belleville, le dijo: “He oído que eres bueno, pero todo lo que has hecho hasta ahora es pura basura. Ven a trabajar conmigo“.
Una de las grandes ventajas de contar con gente buena es que se convierten en los mejores reclutadores. Un buen pirata generalmente tiene amigos o familiares que son igual de buenos. Si contratas a un A, traerá un A. Ahora bien, en el momento que contrates a un B, empezará a traer B’s y C’s.

Otra ventaja adicional de trabajar con gente buena es que facilita una de las tareas más difíciles para un perfeccionista como era Steve Jobs: delegar. Se centró en aquéllo en lo que era realmente bueno. Y era bueno en desarrollar productos, presentarlos y cerrar tratos. No era bueno dirigiendo películas, desarrollando tecnología o tratando con Wall Street. Y por eso no empleaba su tiempo en esas tareas.
La frase Why join the Navy if you can be a Pirate me parece un lema perfecto para descubrirle a la gente que en la Red se puede navegar como un pirata, entendiendo bien la lógica de la colaboración aplicada a la creación de nuevas propuestas de valor. Es decir, la producción entre iguales, el crwodsourcing, es la consecuencia de una invasión de piratas que actúan de manera individual pero conectados en red a los demás para generar resultados que tradicionalmente se han alcanzado en estructuras organizativas formales. 

No Comments
  • Víctor
    Posted at 20:05h, 10 noviembre Responder

    ¡Hola! Soy Víctor otra vez y me he animado a ofrecerle otros pensamientos y preguntas, ahí van:

    No se trata de capital sino de saber administrar de una forma eficiente los recursos con lo que contamos…Ser pragmáticos con nuestras posibilidades económicas y gestionarlas con la mejor cabeza posible.

    En un principio, cuando leía el articulo, no me convencía la palabra pirata, pero a medida que fui leyendo su entrada fui asimilando el concepto de pirata y pienso que la flexibilidad de pensamiento encauza muchas veces el camino. Me gusta mucho la frase siguiente: “Prefería gente que tuviera el valor de ser diferente y no convencionales a individuos disciplinados…” Supongo que en la diferencia que nos caracteriza a cada individuo está la virtud, y creo que ahí estuvo el talento de SJ, es decir, de encontrar en todas esas diferencias que llenan el mundo la que más se acercaba a lo que él buscaba.

    Tengo una pregunta para usted: Cuando dice que contratas a un B, ¿se refiere a alguien no apto?

    Comparto la idea de la delegación de tareas. Creo que primero está el trabajo de conocerse a uno mismo y saber para lo que sirve y para lo que no sirve y, claro, tienes que delegar funciones para las que no eres apto o para las que hay gente que lo hace mejor que tú. ¿Usted qué opina?

    Una última pregunta: ¿Me podría explicar en qué consiste el crwodsourcing?

    Sin más, un saludo y muchas gracias!

  • rafael ventura
    Posted at 09:13h, 11 noviembre Responder

    Hola de nuevo Victor. Por cierto, tienes twitter que te pueda conocer? Se que eres alumno de la facultad, pero no estoy seguro de conocerte.
    Me gusta como hablas de cómo conforme lees el relato te acomodas a la palabra pirata. A mí me gusta, en su sentido más positivo, para evocar a gente independiente, diferente y atrevida.
    Cuando hablamos de un B, en este caso, no nos referimos a una persona no apta sino a alguien que no es brillante y que podamos reconocer en él habilidades y capacidades que lo diferencian del resto. Se puede ser bueno, pero no llegar a ser tan diferente del resto.
    La delegación de tareas creo que es tan fácil de explicar como difícil de aplicar. Sobre todo desde el punto de vista personal. las organizaciones lo hacen de manera más natural cuando externalizan actividades en las que realmente no se diferencian.
    Crowdsourcing. Perdón, porque en el texto está puesto tal y como tú lo has escrito, pero hay un error. Es Crowdsourcing. En la misma wikipedia, puedes encontrar una introducción sencilla. Si quieres profundizar, mi autor preferido es Don Tapscott y los libros que publicó con los títulos "El Capital Digital" y "Wikinomics". De manera breve, te lo puedo explicar con ejemplos. Linux es un ejemplo de crowdsourcing. Se trata de producir entre todos (crowd es masa en inglés), mediante herramientas que permiten la colaboración. Así, se produce en estructuras no formales y se obtienen resultados que anteriormente sólo se construirían en organizaciones formales. No se si conoces Innocentive, pero sería otro ejemplo. Y cuando cualquier empresa decide co-producir con sus consumidores, estamos hablando de crowdsourcing. Este fenómeno me ocupó mi primera entrada en este blog curiosamente, la rebelión de los iguales, para destacar cómo se estaban produciendo en la economía estos fenómenos de colaboración entre personas que se relacionan en un mismo nivel de jerarquía.
    saludos y gracias.

  • Víctor
    Posted at 10:33h, 11 noviembre Responder

    Hola!

    Bueno, twitter no tengo aún, pero ahora que usted me lo dice quizás en un futuro a corto plazo me lo haga. Lo que sí tengo es facebook, además muy jovencito porque lo inaguré hará un par de semanas mas o menos. Quiero aprovechar este momento para invitarle a mi Facebook. Si usted quiere puede visitarlo en cualquier momento y aportar su grano de arena. Mi nombre completo es Víctor González López, pero no creo que me encuentre si lo pone en google. Supongo que tendremos que agregarnos como amigos. Pero bueno, usted me dice.

    Por otro lado, aunque crea que no me conoce, no es así. Si me recuerda, era aquel chaval con el que coincidió en las clases de percusión allá por el 2005 creo. Le cuento un poco mi historia con la carrera. En el 2004 dejé la carrera como quien dice para ponerme a trabajar y, claro, me dejé algunas asignaturas allí colgadas. Este año, como no estoy trabajando, he aprovechado para volver a la Facultad y sacarme esas asignaturas que me quedan. Por cierto, una de ellas es Economía de la empresa II. ¿Me podría confirmar que es usted el que impartirá dicha clase?

    Por último, he creido entender el concepto de crowdsourcing y le explico algo muy curioso. En 2004 estuve trabajando en una librería y aplique lo que se conoce como crowdsourcing pero sin ser consciente de su existencia, es más no sé si por aquel entonces ya estaba acuñado el término crowdsourcing. ¿Usted sabe cuando nació este término?. No sé, me parece algo muy curioso.

    Sin más, un saludo! Gracias.

  • Rafael Ventura
    Posted at 10:53h, 13 noviembre Responder

    Hola Victor, qué sorpresa¡ claro que me acuerdo, aquellas clases de percusión. Has continuado?
    Efectivamente, seré yo el profesor de la asignatura que me apuntas.
    Qué es lo que hicisteis en la librería que te ha parecido que fuera crowsourcing? si te digo la verdad, aunque una de las obras que te referencié en el anterior comentario, era del año 2001, en 2004 creo que no se hablaba de crowdsourcing aunque existían ya experiencias que hoy las referimos como crowdsourcing. saludos.

  • Víctor
    Posted at 14:24h, 13 noviembre Responder

    Hola! Bueno, con respecto a las clases de percusión decirle que estuve como 6 meses, aunque desde entonces sigo con el estudio de la percusión y sus diferentes instrumentos. No estudio solfeo, pero si intento encontrar la técnica y el sabor de los instrumentos de percusión que tengo. Como ya sabrá, la variedad de instrumentos de percusión es amplísima, muy rica.

    Bueno, entendí el crowdsourcing, en pocas palabras, como colaboración (producción) entre gente al mismo nivel consiguiendo resultados que antes se conseguían mediante estructuras más formales. Pues, según esto, decirle que una de las cosas que organizamos en la librería fue un ciclo de videoforum…pero claro, no teníamos los recursos económicos suficientes para llevar a cabo dicha acción, así que ello nos llevó a la colaboración. Hubo personas que se encargaron de la elaboración de los carteles anunciantes, hubo aportaciones como el televisor que se utilizó para las proyecciones, la mesa donde se sustentaba el televisor, el dvd, etc. Además, la elección de las peliculas que se proyectaban no sólo corría de nuestra cuenta, sino que la gente tenía poder de decisión en ese aspecto, incluso en las presentaciones previas a las proyecciones, la persona que había aportado la película, si quería, era la que hacía una ligera presentación de la misma. En fin, fue una época muy bonita y muy muy productiva.

    Por último, le quiero agradecer la referencia sobre Don Tapscott. Cuando pueda, buscaré los libros que me ha señalado.

    Sin más, un saludo!

  • Amalio A. Rey
    Posted at 17:06h, 14 noviembre Responder

    jjj… buena la entrada, Rafa. Si, tienes razón, veo puntos de convergencia con lo nuestro.
    Quizás el término "pirata" no me acaba de enamorar, porque tiene también otras connotaciones. Si lo comparas con la "navy", está claro que me gusta mucho más, y es ese el matiz que quieres darle tú.
    Te confieso, además, que la figura de Steve Jobs tampoco es santo de mi devoción. No suelo admirar a gente tan torpe emocionalmente hablando, ni a un tío que reclute a gente diciendo esas barbaridades. No llego a ese puntito malsano de provocación, porque para mí el medio es tan importante como el fin.
    De todos modos, estoy de acuerdo con la idea de desafiar lo establecido (cuando no funciona) para pensar "fuera-de-la-caja". En eso Steve Jobs era paradigmático.
    Interesante lectura 🙂

  • rafael ventura
    Posted at 23:40h, 14 noviembre Responder

    Así es Amalio, el termino pirata no se entiende sin su oposición a la Marina. A partir de ahí, si me gusta para explicar las posibilidades de actuar sin grandes estructuras.
    Entiendo tu opinión sobre Steve Jobs. No obstante, he construido diez historias o microrrelatos que contienen alguna lectura útil para la dirección, sin mas pretensiones. Es decir, sin que sirvan para poder valorar a Steve Jobs, tarea que seria mucho mas compleja.
    Muchas gracias por el comentario! Un abrazo.

Post A Comment