Rafael Ventura | El consumo de muchos
178
post-template-default,single,single-post,postid-178,single-format-quote,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

— El consumo de muchos

A todos nos gustaría tener algún nivel de decisión sobre lo que nuestro consumo genera en términos de beneficio. Imaginemos que al realizar una determinada compra, la persona que nos atendiera nos preguntase si tenemos interés en destinar un porcentaje determinado del importe de nuestra compra a algún fin concreto. Podríamos pensar en la posibilidad de que nos acumule ese porcentaje para futuras compras. Esta situación es frecuente. Los programas de fidelización de las empresas, las tarjetas de socio o los programas de puntos nos permiten obtener algún beneficio de la compra que realizamos. Eso sí, está ligado a futuras compras en el mismo establecimiento y no contemplamos terceros beneficiarios.

Shopciable.com es una nueva opción en la Red que propone destinar una parte de nuestro consumo a causas que precisan fondos de carácter solidario. El funcionamiento es bastante simple. Accedemos a un portal a través del cual podemos hacer nuestras compras online en una amplia gama de establecimientos (Carrefour, El Corte Inglés, FNAC,…). Igualmente, encontramos una serie de proyectos abiertos con necesidad de financiación, entre los que debemos elegir a quién destinar un porcentaje de su compra. Esta propuesta está ligada al crowdfunding. La diferencia radica en que el dinero destinado a un proyecto se genera a partir de nuestro comportamiento de compra.

Un volumen elevado de gasto a través de la web significaría la generación de fondos de carácter solidario derivados del consumo que realizamos. Evidentemente, se pueden conseguir resultados interesantes en un escenario el que un porcentaje significativo de la población decidiese shopciable.com como la tienda online preferida. La fórmula evoca al porcentaje que reclama gran parte de la población sobre el destino de una parte del presupuesto de las diferentes economías a ayudas al desarrollo. En este caso, los propios individuos deciden que un porcentaje de su consumo vaya destinado a una causa solidaria. La web facilita la acumulación de fondos derivada de la decisión de muchos. 

Tras esta propuesta queda la reflexión sobre cómo podemos aprovechar la acumulación del gasto de un grupo para diferentes causas. Cómo a través de la red podemos crear grupos que elijan decidir qué uso se da a parte de los beneficios que generan. Esta propuesta cobra mucho interés en la actual situación económica donde esperamos pocas soluciones generadas por el gasto público. El reto reside en reemplazar la acción pública por la acción colectiva y de carácter colaborativo.

No Comments

Post A Comment