Rafael Ventura | innovación abierta ¿Qué motiva la participación?
186
post-template-default,single,single-post,postid-186,single-format-quote,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

— innovación abierta ¿Qué motiva la participación?

Atizo es una plataforma que se presenta como “the virtual brainstorming platform with thousands of creative thinkers”. En su web puedes visualizar un vídeo de presentación muy recomendable y participar bien como creativo o bien como empresa que quiere plantear un proyecto o un desafío.

La propuesta de Atizo invita a las empresas a plantear una cuestión a resolver. A partir de ese momento, se generan posibles soluciones e ideas en un proceso que debe llevar a elegir y recompensar la mejor.
Las plataformas como Atizo basan su éxito en la participación de ambas partes: empresas e individuos dispuestos a participar en un proceso de crowdsourcing.

Desde el punto de  vista de los individuos, ¿qué les motiva a participar? ¿De qué depende la cantidad y la calidad de las aportaciones? La respuesta a esta pregunta es fundamental para las otras dos partes interesadas. La plataforma se posiciona mejor si el nivel de respuesta que ofrece a las empresas es mayor. Por otra parte, las empresas deben diseñar propuestas que se alineen con los intereses/motivaciones de los posibles colaboradores para recibir más y mejores ideas/soluciones. El problema es parecido a la gestión de las personas que pretendo que formen parte de mi organización. ¿Cómo puedo contar con los mejores? ¿qué motivaciones tienen para mejorar su contribución? 

Karsten Frey, Christian Lüthje y Simon Haag publican un trabajo en la revista Long Range Planning (44-2011) titulado “Whom Should Firms Attract to Open Innovation Platforms? The Role of Knowledge Diversity and Motivation”. En el mismo, se recogen los resultados de un estudio que ha contado con las respuestas de una muestra de personas que participan asiduamente en Atizo. Diferencian entre motivaciones de carácter económico y motivaciones que tengan que ver con la sensación de logro, aprendizaje o simplemente la diversión. 

El predominio de unas u otras motivaciones depende de diferentes características de la propuesta. En primer lugar, la cantidad de las recompensas. En plataformas, como Innocentive.com, donde las recompensas alcanzan un valor muy alto, las motivaciones económicas son muy importantes. Sin embargo, en otras como atizo.com, las motivaciones no económicas tienen un mayor peso a la hora de explicar el número de aportaciones y la calidad de las mismas.

En segundo lugar, el nivel de complejidad de las tareas o encargos condiciona el tipo de motivaciones que inducen al individuo a participar. Las motivaciones económicas son más relevantes para explicar la participación en el caso de tareas de baja complejidad. Por contra, cuando los retos son más exigentes, las recompensas no monetarias explican en mayor medida el comportamiento del individuo que participa y la calidad de sus aportaciones.

Por último, las personas que tienen una base de conocimientos más diversa son más proclives a participar. Además, valoran muy positivamente las posibilidades de interactuar y conocer a otros miembros de disciplinas diferentes, y acceder a los resultados que se producen como consecuencia de la acción de la comunidad de creativos. Estos útlimos apuntes, son especialmente significativos desde el punto de vista del diseño de las plataformas que propician la interacción entre empresas y la comunidad creativa.

No Comments
  • JA García Irene SR (Mi Vida)
    Posted at 15:44h, 24 mayo Responder

    Otro ejemplo interesante es ideas4all.com de Ana María Llopis que ha conseguido, o al menos siguen en ello, una buena comunidad de gente que aporta.

    Los incentivos son premios, puntos y diversas acciones que van llevando a cabo para animar a la comunidad si bien los retos, ideas o aportaciones no son de elevada dificultad si me parece interesante por el mero hecho del volumen de partipación que consigue a cada tanto generar muy buenas ideas por el efecto que produce el dinamismo de una comunidad.

    Creo que el collaboration aún tiene mucho camino que recorrer o ser aún más social y tener más novios como el crowdsourcing con quien poder compaginar ese incentivo o valor añadido para elegir pertenecer a una comunidad u otroa.

    Recuerdo hace años como funcionaba todoexpertos.com muy muy activa por solo clasificarte como experto en un tema … aún hoy conserva retales pero claro… son otros tiempos.

    En Innocentive tengo una asignatura pendiente la mayoría de los retos son inalcanzables para mí pero hay algunos que han ocupado algún que otro café. jejeje.

    Saludos!!, genial post.

  • Rafael ventura
    Posted at 17:25h, 24 mayo Responder

    Juan¡ muchas gracias por tu comentario.
    A Ana María Llopis tuve la ocasión de conocerla en el emprende21. Es genial, muy brillante. Una referencia aquí en España en cuanto a innovación abierta.
    Creo que aún no conocemos cuáles serán las plataformas que existirán de aquí a cinco años. Habrá un filtro sobre las que hay ahora, y se irán quedando los modelos de plataformas más acertados. Estamos en fase de prueba y error, al mismo tiempo que se va generando el uso por parte de los creativos.
    En fin, que sobre este tema, nos queda mucho por conversar. Así que aquí me tienes para intercambiarnos conocimientos sobre experiencias que vayamos conociendo. un abrazo.

  • Charo Cara
    Posted at 11:07h, 29 julio Responder

    El camino del conocimiento tiene muchas señales…unas nos llevan al objetivo marcado…otras pueden alejarnos…pero mientras vamos y venimos…ensanchamos el conocimiento…y nos hacemos mejores personas…en cuanto a conocimiento,claro…!

Post A Comment