Rafael Ventura | Miniemprendedores o emprendedores a tiempo parcial
218
post-template-default,single,single-post,postid-218,single-format-quote,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

— Miniemprendedores o emprendedores a tiempo parcial

“How to Do What you Love”. La pregunta es sugerente y lleva a la lectura de una entrada del blog de Paul Graham. Poder dedicarse a lo que realmente uno desea no está al alcance de todos. Paul Graham sugiere dos rutas que podríamos explorar.

  • La primera consiste en iniciar una carrera que te permita ir consiguiendo reconocimiento y una gradual libertad para elegir los trabajos que deseas realizar. Es necesario ser realmente bueno en aquéllo que te gusta y es una vía lenta.
  • La alternativa consiste en separar aquél trabajo que te permite obtener unos ingresos económicos regulares y aquél trabajo al que dedicas el resto del tiempo y que realmente te produce satisfacciones personales.

Esta segunda opción es cada vez más frecuente y la web 2.0 nos ha permitido desarrollar aficiones y poder compartir nuestro trabajo con otras personas, conocer las valoraciones, recibir el reconocimiento y, en ocasiones, algunos individuos obtienen algunas rentas económicas.  De igual forma, nos ha facilitado participar en la resolución de los problemas de las organizaciones y aceptar formas de colaboración que no podían ser asumidas de manera individual anteriormente como las conocidas crowdsourcing o crowdfunding.
Esta realidad ha generado el concepto de Miniemprendedor que fue definido por primera vez en el año 2005 para describir una de las tendencias apreciables en la etapa de emergencia de las herramientas de carácter colaborativo. El miniemprendedor,  emprendedor a tiempo parcial o emprendedor de fin de semana es una figura reconocible y vinculada a la capacidad de obtener algún beneficio de la participación en Internet. Comprar y vender en eBay, publicar fotos en Flickr o alcanzar un notable éxito con un blog personal son algunas de las muchas experiencias que pueden generar vías de ingresos.
El miniemprendedor puede derivar en un emprendedor casual, cuya actividad no estuviera orientada en un principio a la obtención de un beneficio económico. Y puede convertirse en un emprendedor con red. Es decir, un emprendedor que eligió evitar el riesgo ya que la barreras de entrada y de salida son mínimas para iniciar una actividad que se desarrolla en un espacio de carácter global y mediante unas infraestructuras sencillas.
Es posible que la aversión al riesgo habilite la opción del miniemprendedor para personas que comparten otras características propias del emprendedor como la necesidad de logro, de poder o afiliación.
En cualquier caso, es una nueva forma de participar en la creación de valor de una economía y que significa un semillero de iniciativas empresariales.

No Comments

Post A Comment