Rafael Ventura | ¿Por qué emprenden menos las mujeres?
180
post-template-default,single,single-post,postid-180,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Por qué emprenden menos las mujeres?

En el próximo número de la revista Cuadernos de Gestión (disponible online), nos publican un trabajo titulado “Factores explicaticos de la intención de emprender en la mujer. Aspectos diferenciales en la población universitaria según la variable género”. Presentamos los resultados de una investigación realizada con una muestra de 1200 alumnos de nuestra Universidad. El objetivo era identificar las causas por las cuales la mujer tiene una menor intención de emprender que el hombre, realidad que ha sido ampliamente validada por anteriores investigaciones. Para ello, hemos elaborado un modelo (MEIE) que permite comprender las variables explicativas de la intención de emprender en la mujer.

El principal resultado es que la intención de emprender en el caso de las estudiantes universitarias depende de un mayor número de variables que en el caso de la población masculina. Es decir es un proceso complejo que requiere que se den más condiciones.

Para las estudiantes universitarias la valoración del resultado de emprender es una variable crítica que diferencia a quién no tiene en cuenta el emprendimiento como opción en un futuro y a quién lo considera una opción probable. ¿Qué interpretación merece este resultado? El individuo valora la deseabilidad de crear una empresa por el conjunto de logros que le permite alcanzar y también por factores negativos como el miedo al fracaso o el coste de oportunidad que tenga frente a otras opciones. Debemos entender que entre las alumnas universitarias, hay un grupo que no se sienten especialmente atraidas por los resultados que se derivan de la acción de emprender, o bien que tienen muy en cuenta las posibles barreras que se encontrarían y las dificultades que deberían superar. A nuestro juicio, es factible pensar que la valoración de los resultados positivos de emprender debe ser homogénea entre los alumnos y las alumnas universitarias. Sin embargo, es posible que existan diferencias en la percepción que tienen sobre las dificultades que se podrían enfrentar.

Esta hipótesis, sería coherente con el segundo resultado que presentamos en el estudio. La intención de emprender en la mujer depende de la percepción que tenga sobre la infraestructura de apoyo al emprendedor que exista. Es decir, es un factor explicativo el nivel de ayuda percibida. Sin embargo, esta condición no se presenta en el estudio del comportamiento de los estudiantes.

Nuestro estudio induce a pensar a que es posible que la menor intención emprendedora observada entre nuestras estudiantes universitarias, esté condicionada por la situación futura o escenario que es previsible que les suceda y que afecta a la mujer. Así, nuestras estudiantes estarían teniendo en cuenta de manera implícita en la declaración de sus intenciones futuras, unas probables obligaciones diferentes en el contexto familiar o dificultades diferenciales en cuanto al logro de los resultados en el ámbito de los negocios.

Es decir, las diferencias percibidas en el presente condicionan el comportamiento futuro tendiendo a perpetuar las mismas diferencias.

No Comments

Post A Comment