Rafael Ventura | Universidad sin libros
176
post-template-default,single,single-post,postid-176,single-format-quote,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

— Universidad sin libros

Cuadernos Rubio es una de las empresas españolas que ha iniciado su expansión al mercado alemán. Desde la economía española a la economía alemana.
Quien no haya seguido la evolución de esta empresa y tenga en el recuerdo aquéllos cuadernos que ayudaban a iniciarse en la caligrafía, quizás se extrañe de la noticia. Sin embargo, es uno de los mejores ejemplos de como conseguir la adaptación viviendo obsesionado con la innovación.

Conocí la trayectoria más reciente de Cuadernos Rubio a través de un reportaje publicado en el año 2011. Hubiera pensado que esa empresa no existía ya. Siempre hubiera imaginado que era uno más de los negocios que no podrían sobrevivir a las nuevas tecnologías. La visita a la web de Cuadernos Rubio muestra muy rápidamente qué hace y por qué ha sobrevivido.

Me pregunto si tiene futuro el libro en la Universidad. ¿Puede sobrevivir a la versatilidad de la red?  ¿A las posibilidades de la comunicación multimedia?  ¿Al menor coste de las nuevas formas de transmitir la información y el conocimiento? ¿A la multiplicación de soportes que utiliza el usuario para acceder a los contenidos? Será hasta que deje de contar con los cómplices de un producto que está obsoleto. Se recomienda un libro en la educación universitaria por muchos motivos. Se exige un libro por un solo motivo. La venta de manuales de texto aún forma parte del núcleo duro de modelos de negocio de editoriales que consiguen la prescripción de éstos en asignaturas de la Universidad.

Resultan anacrónicos los gestos que intentan impedir la reproducción de los libros en los servicios de reprografía en base a unos supuestos derechos de autor. Hay muy pocos libros que merezcan tales derechos. La mayoría de los manuales de texto son el resultado de organizar, disponer, ilustrar de manera distinta contenidos que ya existen en otras obras. Una minoría muy reducida de los títulos  son aportaciones originales y merecen un espacio dentro de la Universidad.

El espacio virtual oferece las mejores condiciones para compartir material y contenidos útiles para la preparación de una materia. Esta transición debería ser liderada por las editoriales. Hasta el momento, tímidamente, diseñan contenidos conplementarios al libro y disponibles en la red. Pero la referencia sería Cuadernos Rubio. Y el modelo de negocio de larga cola sería la argumentación. Cómo generar ingresos a través de muchos contenidos en la red en lugar de pocos contenidos en papel.
Los presupuestos familiares, en el momento actual, no deben asumir un sobrecoste en la educación universitaria. 

No Comments
  • Papelería Rambla
    Posted at 16:42h, 16 mayo Responder

    No. Actualmente los libros no se utilizan mucho en la universidad por que los apuntes son proporcionados por los profesores. La información avanza más rápido que una impresión de un libro nuevo por tanto los documentos en formato digitalizado ya tomaron ventaja hace más de 10 años. La pregunta seria ¿tienen futuro los libros en la educación? Respuesta: Menos de 3 años.

  • rafael ventura
    Posted at 11:01h, 17 mayo Responder

    Hola, estoy totalmente de acuerdo contigo. No obstante, es cierto que sigue existiendo, aunque tenga un carácter residual, el uso de un manual que se considera oligatorio en una asignatura. Tiene que ver casi siempre con la venta. Saludos,

  • Deborah González Jurado
    Posted at 18:25h, 26 febrero Responder

    Cuando leo pausadamente un buen libro, ya sea manual universitario, novela, ensayo, libro de historia, etc…, jamás lo olvido; pero cuando leo webs las olvido rápidamente, o al menos mi memoria las desplaza y no las tengo en primer plano. Sólo recuerdo las webs y los podcast más destacados o cuando los releo… Creo que debería rescatarse un tiempo para que los alumnos leyesen libros completos lenta y pausadamente. Saludos, Deborah.

  • rafael ventura
    Posted at 20:29h, 26 febrero Responder

    Gracias deborah por tu comentario. Quizás cuando digo libro debería decir manual de texto. Yo recomiendo en mi asignatura muchos libros, libros para leer y que permanecen durante el tiempo, pero no utilizo ningún manual de texto, La entrada del blog se refería a las obras que no aportan nada sino que agregan contenidos y se exigen en la asignatura (en demasiadas ocasiones por los propios autores). gracias por el comentario. Saludos.

Post A Comment